84 edición de los Oscar

Muchos pensaréis que comenzar un blog de cine con los Oscar es un poco obvio, pero había que empezar con algo memorable (o no tanto) como fue la 84 edición de estos premios.

Se puede resumir en la pierna de Angelina, el bótox de Billy Crystal, lo gracioso y papeletas que tendrá Chris Rock para presentar la próxima gala y la cara más rara que se le está quedando a Sandra Bullock.

Bueno comencemos por el principio, la alfombra roja, por favor que maten a la periodista que siempre hace la misma estúpida pregunta ‘¿Está emocionado/a por la gala?’ mmm… bueno seguimos la verdad que los vestidos este año han sido un poco insulsos, exceptuando a Gwyneth Paltrow con un vestido blanco con capa de Tom Ford, Jessica Chastain de Alexander McQueen,  Roony Mara  de Givenchy, Milla Jovovich de Elie Saab y por último Michelle Williams después de haber asistido a los Bafta de H&M, apareció muy favorecida con vestido rojo de seda de Louis Vuitton, y no nos podemos olvidar de Angelina con su Versace de terciopelo negro, que resaltar de su indumentaria … su pierna derecha, trending topic durante toda  la noche, cuando presentó los premios de guión parecía que iba subida a un caballo invisible. Y las peores vestidas Pe-Pene-Penélope todos decían que estaba monísima con vestido azul de Armani Privé pero a mi pareció más de lo mismo, eso si, quiero que me diga quien es su entrenador físico o donde se compró la braga-faja. Cameron Diaz iba normalita, ya tiene una edad y se tiene que molestar un poquito más en su outfit y la nueva novia de George Clooney, Stacy Keiber, que con su modelito de Marchesa parecía una burbujita Freixenet.

La gala fue aburrida, Billy Crystal fue de lo más correcto, no hubo nada destable, lo único el pase de  películas con el beso a George Clooney, pero bueno el truco de todos los años que ya comienza a ser cansino, ¿donde quedó la gran gala que presentó Hugh Jackman? a ver si toman nota los académicos, le dan un respiro y sobre todo un lavado de cara a una ceremonia cada vez mas devaluada. Bueno lavar la cara no quiere decir que vengan actores relativamente jóvenes como paso con el palo de escoba Anne Hathaway o el fumao James Franco.

Los Oscar fueron esperados, así que The Artist fue la gran vencedora de la noche, mejor director, mejor película, mejor actor … Hugo se llevó casi todos los premios técnicos. Mejor película de habla no inglesa la iraní The separation , mejor actriz para Meryl Streep, que tras 17 nominaciones se llevó su tercer Oscar, a su gran papel como Margaret Thatcher, y hay que destacar su gran discurso breve emotivo y gracioso. La alegría me la llevé cuando le dieron el Oscar a mejor actriz secundaria a Octavia Spencer por su trabajo en The help y mejor actor secundario a Christopher Plummer por su gran papel en Beginners.

Y así se acabó una aburrida gala, que faltó la representación de películas destacables como Drive, Shame y algún  premio para El árbol de la vida.

Espero que la próxima edición contraten Ricky Gervais para darles caña en el teatro Kodak (o como se llame en próximas ediciones)

Hasta la próxima cinéfilos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *